Visitas de hoy en adelante... "Cualquiera" no contó el primer millón

Entre nos...

viernes, 30 de abril de 2010

Besa a una rana hoy

Desde que se inventaron los días para conmemorar lo que sea, estamos... precisamente conmemorando lo que sea. Por eso hoy tenemos hasta la medianoche para conmemorar el “Save a Frog Day”. Advierto que no pienso celebrarlo con besos, besazos, besucones ni besitos.

Las ranas son sumamente útiles: se comen los mosquitos y asustan a los niños. Hasta se les atribuye la posibilidad de anticipar terremotos. Para protegerlas se deben prohibir los platos de ancas de rana; cerrar las carreteras y convertirlas en pasos peatonales de sapos.

Toda gestión deben ser absolutamente desinteresada ya que no quedan príncipes encantados. Claro, que si todavía hubiera disponibles, por mí, mueren sapos… no sea que se revierta el encanto.

(Ilustración, de la web)

miércoles, 28 de abril de 2010

Con las dos manos y sin Pepes

Todavía no entiendo para qué son los ceremoniales de las bodas. Si la mayoría de esos eventos convenios son desechables, ¿cuál es el propósito de perder tanto dinero, tiempo y energías?

Que si el traje blanco, que si el velo, que si las pantallas prestadas; que si la liga se pone así y el ramo se tira asao. Por eso existen los Party Planners (PP, o... "Pepes", por sus siglas en español). El problema surge en las bodas de primerizos, quienes no conocen las reglas del juego, ni a algún Pepe de confianza.

Conozco de una parejita que quiso celebrar una boda tan sencilla, que ignoró las etiquetas de los Pepes. Cosa mala. Al momento de picar el bizcocho; o mejor... cuando quisieron que fuera el momento de cortar el bizcocho... el novio, que ya era esposo, y la novia que era señora... se acercaron a la mesa. Él, lleno de entusiasmo e iniciativa, agarró el cuchillo. Se disponía a cortarlo medio picarón y travieso, haciendo gestos de lo mucho que se lo disfrutaría, aunque no se distinguía si la lujuria expresa era hacia el pastel, o pensando en la luna de miel.

En ese momento, familiares y amigos se dieron cuenta del soberano error que estaba a punto de cometer y le gritaron: “¡Con las dos manos! ¡Con las dos manos!”

Tremendo pasme que se llevó cuando agarró el cuchillo con las dos manos sin contar con las manos de la desposada.

Hoy, casi 30 años después, mi esposo se ha dado cuenta que “con las dos manos” tiene un significado más profundo que el de picar un bizcocho. Que compartir una vida “a cuatro manos”, es más importante que picar un bizcocho con dos. Que se trata de vivir juntos y en armonía como en un concierto de piano a cuatro manos. ¡Lo digo yo, que soy peleona y malhumorada! Y, obvio... a Cualquiera le sucede...

(Foto... ¡de la web! ¿o creían que me casé en los 50's?)

domingo, 25 de abril de 2010

Eyjafjallajokull

"La vida es corta y sabrosa", y nuestro planeta, nuestra única casa. Dentro de nuestro egoísmo, todavía hoy hablamos de las consecuencias del cierre de los aeropuertos europeos. El despliegue de 35 fotos del Boston Globe, y la vídeo galería de Youtube de fotos de la Guardia Costanera de Islandia, NASA y Flickr nos habla sin palabras del volcán que está trastocando el planeta de todos.

http://www.boston.com/bigpicture/2010/04/more_from_eyjafjallajokull.html

(Foto de Reuters /Lucas Jackson: es la primera de una galería de 35 fotos del Volcán Eyjafjallajokull, en Islandia publicada por el Boston Globe el 19 de abril)

martes, 20 de abril de 2010

Estoy brava Com Dora la Puta

Que quede claro como las aguas de algunos manantiales: mis padres nos inculcaron el respeto por los trabajadores de todas las profesiones y oficios. Siempre nos dijeron que el trabajo honrado era un orgullo. Por eso, y porque lo creo firmemente, jamás me expresaría de forma negativa hacia las trabajadoras del sexo.

-Save-

El preámbulo se debe al título de esta entrada: “Estoy brava Com Dora la Puta”. Debí decir “Estoy brava con la computadora”, pero ni modo, hoy me refiero a Dora, mi com-PUTA-Dora. La muy hija de la Tecnología lleva días borrando indiscriminadamente todo lo que escribo. No importa el nombre clave con el que guarde los documentos... los cambia al mismo prefijo, con otro nombre, y los pasa a un archivo desconocido.

-Save-

Para facilitarme la vida frente al teclado, por lo regular identifico todo lo que escribo con un prefijo que bien pueden ser las iniciales del destino final del escrito, o el formato: "Carta.escuela.Fulanito"; o, "Periódico Tal.Sección.Título"; y, en el caso de las entradas de los blogs: "blog.titulo". De hecho, ésta entrada nació en una página Word que se identificaba como “Blog.EstoyBravaComDoralaPuta”.

-Save-

Pero la muy lista e ingrata com-PUTA-Dora Dora cambió el nombre de identificación antes de darle “Save” a los primeros cuatro párrafos del documento y desapareció todo lo redactado. ¡Bueno que me pase! Volví a empezar y me sucedió de nuevo.

-Save-

En ésta traviesita com-PUTA-Dora lo que escribí ya se llama ~WRD4091. Lo peor es que no sé a qué File los envía una vez le cambie el nombrey le doy a Exit. Por lo tanto, no puedo guardar el condenado ~WRD4091. Al empezar con el problemita la semana pasada, lo tomé a broma... como hago con tantas cosas. Pero ya no es nada de gracioso.

-Save-

Ya me siento como un puerco espín corajudo, listo para atacar a Dora. Para ganarle a la canalla continuaré con los benditos –Save- tras cada párrafo con la esperanza de que éstos parrafitos no caigan en el Twilight Zone.

-Save-

OJO: tras el último save, bajé a almorzar, y ahora que llego, otra vez ha cambiado la identificación ¡Ahora es “~WRD3715”!

SEGUNDO OJO: me entretuve en una llamada y ahora se llama ~WRD3941. ¡Já!

TERCER OJO: el mismo documento ahora se llama ~WRD3569.. y yo sí que parezco un puerco espín... ¡CON TRES OJOS!

-Save--Save--Save-

¿Alguien tiene alguna sugerencia para evitar el problemilla? -Save--Save--Save-

sábado, 17 de abril de 2010

Chiquitita ("DeMadre VII")

Los tres hombres que viven en casa tienen el mismo timbre de voz. Es el mismo vozarrón de locutor de los programas románticos nocturnos que escuchan corazones rotos para solicitar que los complazcan con alguna canción triste.

Los diferencia en las voces de los tres está en la entonación, y en esa primera palabra que dicen anticipándose a mi acostumbrado y seco “Aló”.

“¿Mi amor?”, dice el Oso Mayor. “¿Enana?”, pregunta “just in case”, mi Hijo Favorito de los Mayores. “¿Chiquitita?”, es el saludo "oficial" mi Hijo Favorito de los Menores.

Los primeros tienen explicación, pero no me había detenido a pensar en la motivación para ese "Chiquitita” hasta ayer, cuando ese enano me llamó y me contó que por alguna razón, entre sus amigos surgió el tema de “cómo tú le dices a tu mamá de cariño”.

Primero que todo, ese grillito universitario no me puede engañar. Seguro que el mostri empezó el tema contando “cómo te llama tu mamá cuando tiene coraje contigo”. Pero no. El muchachito me contó que le tuvo que explicar a una de las chicas -cuya nacionalidad no recuerdo- lo que era “chiquitita” en español.

-"¿Small Mother? ¿Tiny Mommy? ¿Midget Mom? Nope… Chiquitita…"

Le pregunté si me decía así por la canción de Abba. Me contestó con un “no” alargado y risueño. Mi motor de búsqueda neuronal arrancó con velocidad: El grupo sueco ABBA presentó “Chiquitita” en el concierto “Música para la UNICEF”, el 9 de enero de 1979; un año antes de que yo considerara casarme con su padre. El enano nació 9 años, 11 meses y dos días después. ¿Será que me vió llorando con Meryl Streep en Mamma Mia?

-“Nooooo... ¿qué canción, Chiquitita?”

-“¡Ahhhh!”, dije audible. Y pensé: “¡Qué lindo! Mi chiquilín es tan original. ¡Qué alegría! Esa letra es tristísima”.

Cambiamos el tema porque no le quise cantar la canción para que no se me anudara la vida. Él no lee el blog y está en periodo de exámenes. Así que no se va a percatar de esos versos tristes en español, ni en sueco. No quiero pensar que ese loco bajito se entristezca pensando en mí.

¿Será que piensa en los guineos Chiquita Banana? ¡Lo que me faltaba! A Cualquiera le sucede...

.


miércoles, 14 de abril de 2010

Una mascota de Komodo (DeMadre VI)

Miente quien no haya escuchado -o hecho- una petición de mascota en el más dulce de los tonos. Y miente quien no conozca a algún padre/madre que no haya caído en la trampa.

Criada en el campo, nunca pedí animales. Ellos, simplemente estaban. Había vacas con sus becerritos y los intimidantes padrotes (que en esa época, para mí sólo eran bueyes); un caballo viejolo; cabras, cerdos, gallinas, pollitos y gallos; conejos, tortugas, pájaros (de los que no se enjaulan), varios perros, y gatos, gatos, y más gatos.

Cuando el tiempo pasó y me tocó a mí pagar la renta, no había forma de tener esa variedad de animales, ni mi deseo de limpiarle las bolitas a los conejitos.

Los pets de los niños citadinos son los peces, guinea pigs, pajaritos enjaulados, perros de tamaño pequeño o diminuto; y gatos, que mientras más grandes e imponentes, mejor.

Afortunadamente, los baby boomer parents de los internet kids, que vivimos en ciudades, o suburbios de espacio limitado, no tenemos espacio para cualquier mascota. Lo ideal es un golden fish en una copa. Pero el maldito Internet le provee a la nueva generación de enanos la facilidad de pedir “on line at any time” culebras, lagartos, gallinas de palo, o las espantosas criaturas de Komodo.

Para peticionar legalmente lo ilegal surgen las variaciones en los nombres que te ganaron los ovarios: “Mamá, Máma, Mami, Mamita, por fa, porfi, plis, pretty please”; y los razonamientos baratos: me he portado bien, saque buenas notas; no le he arrancado la cabeza a mi hermano... “

Tanto chavan hasta que la madre de corazón blandito cae. Y yo, como además lo tengo frágil, caigo más rápido que ligero.

Pero el mismo bendito Internet puede estar de nuestro lado.

Esta Súper-Dúper-Mamisonga se valió del on-line-shopping para encontrar un Dragón de Komodo amigable para la familia, el hogar, los niños; el Departamento de Recursos Animales, así como para las autoridades de transportación y verificación de animales exóticos que abundan en los aeropuertos de todo el mundo, quienes velan para que los dragones, si son de Komodo, que allá permanezcan cómodos.

Pues bien, la bella madre que aquí se confiesa, encontró, pidió, pagó y le regaló al muchachito la amorosa dragona komodina. “Buba” (no sé ni quién ni cómo se descubrió que era nena) fue aceptada tan pronto plantó las 4 patas en la mesa del comedor.

No estoy segura de cuál es la expectativa de vida de las bubas, pero ésta lleva en casa más de 15 años. No me atrevo celebrarle el onomástico, porque no lo trajo la garantía de compra. Supongo que usualmente los niños no las cuidan apropiadamente... o las madres.

Buba se ha mantenido en el cuarto de mi hijo favorito (de los mayores). Salía para asustar a desconocidos desde el carrito de la compra, el cristal de la ventana del auto... o en la oficina de la madre, donde el niño pasó muchas tardes después de clases.

Con extrema comodidad, nuestra Buba de Komodo, sigue asustando a quienes se atreven a penetrar la cueva –o habitación- del muchachito. El hoy aspirante a Juris Doctor, la mantiene debajo de la cama, muy cómoda. Ella no se mueve. Sólo asoma la cabeza. Ya no saca la lengua porque mi hijo menor –el Favorito de los Menores- se la arrancó despiadadamente. A Cualquiera le podría suceder.

Por suerte, solo le dolió al dueño del reptil plástico.

(Foto x Cassiopeia)


sábado, 10 de abril de 2010

El día que no me suicidé*********

El tema del suicidio no es precisamente de mi agrado. Sin embargo, hace dos martes tuve que asegurarle a mi familia que no me estaba suicidando.
Explico rápidamente: tras un aumento vertiginoso en la incidencia de convulsiones que padezco hace 12 años por culpa de un Intruso, hubo que aumentar las dosis de los medicamentos. Problema: para no tomarme tantas pastillitas de 5mgr, ni de 10mgr, me recetaron unas de 200mgr. Para llegar a las nuevas dosis, tenía que picar a la mitad las de 200 y tomarla tres veces al día, combinadas con otras cantidades de las de 10mgr.

Situación: me enredé en una agria discusión con mi esposo relacionada con un tema que ni recuerdo... ni importa... Error: estaba contestando mensajes y justamente había hecho un paréntesis para tomar las nuevas dosis de anticonvulsivos
Escenario: mi mesa de trabajo, en la biblioteca de la casa. Utilería: la pc sobre dos escritorio en forma de L con tope de cristal. Cierra el telón.

Abre el telón. Tiempo transcurrido: una hora después. ¡Acción! Mi cabeza se desploma sobre el escritorio con tope de cristal. Amortigua el golpe una libreta abierta. Diálogo:
-“Mi amor”, (¡Ahhh, ahora es “mi amor”! Muy bonita, después de una pataleta, ¿verdad?),
-“Creo que me tomé una sobredosis de medicamentos hace una hora. No puedo ni con el culo. Llévame a la cama que me siento mal”

Y, ¿qué hizo el maridito a quien le habían armado la perreta? Llevar a la primerísima actriz al aposento matrimonial como si fuera un saco de papas. Un pesadísimo saco de papas que se sentía como un saco de piedras. Afortunadamente nuestro hijo mayor –el favorito de los mayores- aún no había salido a la universidad y pudo ayudar a acomodarme en la cama. Esposo e hijo me preguntaban si sabía lo que pasaba y lo que sentía mientras yo volaba los ojos en blanco.
-“Me tomé más pastillas de la cuenta. Pero fue una equivocación, lo juro. No me estaba suicidando. No me suicidé, ¿verdad? Yo no me quiero suicidar. ¡Pero no me lleven al hospital!”
Mientras balbuceaba esas líneas y sin fuerzas para mover un dedo, el diálogo se interrumpía con bocanadas de risas incontrolables.
-“¡Juaaa, ja,ja, jajajajajaaaaa!”
-“Máma, ¿qué sientes? Ay Máma, si estás riéndose como yo cuando me emborracho”
-“Y te emborrrrrrachassss muuuchoooo, mijito?”
-“Nooo, pero esas pocas veces hago lo mismo que tú”.
-¿El ridículo? ¡Juaaa, ja,ja, jajajajajaaaaa! ¡Al hospital no! ¡Al hospital no!” Esas últimas líneas eran mi argumento repetido, pero combinado con la risería. Sabía que de ir a una Sala de Emergencias, los médicos redactan un informe. Y como parte del protocolo avisan a la policía, que a su vez, lo incluye en el libro de incidencias, que pasa a manos de la prensa que cubre las notas policíacas...
-"¡Nooooo! No me estaba suicidando. ¡Juaaa, ja,ja, jajajajajaaaaa! No me suicidé. No me quiero suicidar. ¡No me lleven al hospital! ¡Juaaa, ja,ja, jajajajajaaaaa! No me suicidé".

Si están leyendo éstas líneas, obviamente no me suicidé, pero sí aprendí las “Lecciones del martes 30 de marzo”:
1. no pelear cuando me voy a tomar los anticonvulsivos
2. dejar escrita una carta que jure que no me suicidé, con instrucciones expresas de que lean mis blogs para que confirmen que me gusta vivir
3. marcar con asteriscos... ésta entrada que explica que me puedo despistar porque soy muy peleona
4. dejar de comer helado de chocolate todas las noches para rebajar de peso y que no me carguen como un saco de papas y me sientan como un saco de piedras
5. asegurarme que la mayor cantidad de personas lo sepan y que la lección sea para todos, porque esta equivocación... a Cualquiera le sucede, especialmente si tiene que conVivir con un Intruso.

Como nota al calce, sigo convulsando. Ahora tengo pánico de que me aumenten la dosis y pase el resto de abril haciendo el ridículo con un interminable ¡Juaaa, ja,ja, jajajajajaaaaa!

(Foto x Cass... por equivocación, no se incluyó en la foto las pastillitas de 5mgr ni las de 10)

martes, 6 de abril de 2010

¡Celebro la Vida! ¿Y tú?

Visitando premiados de amigos –cosa de confirmar atributos- encontré un post mudo. Así llamo a los que publican mudos de palabra escrita, pero que gritan mensajes multimedias.

La casa se llama KOKORO (así, todo en mayúsculas), y su dueño es Mauro Camporeale. Le anuncié que lo anunciaría, en una de mis casitas... pero voy a hacerlo en las dos... sin esperar respuesta de Mauro porque tengo que salir a una cita médica, ya que irremediablemente continúo ConViviendo con Intruso.

El protagonista es Alex, y no tengo por qué decir que su título es parte de mi mantra: ¡Qué rrrrrico es estar vivo!

¿Celebramos?

Yo sé porqué lo hago. ¿Y tú?

(Foto x Cassiopeia)

sábado, 3 de abril de 2010

Para tí

viernes, 2 de abril de 2010

Creo

Related Posts with Thumbnails
Related Posts with Thumbnails

Translate to your Language!

Get more followers

Plus

Bookmark and Share

Licencia CC

Creative Commons License
ConViviendo con Intruso by Cassiopeia is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Puerto Rico License.
Based on a work at acualquieralesucede.blogspot.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://creativecommons.org/.