Visitas de hoy en adelante... "Cualquiera" no contó el primer millón

Entre nos...

domingo, 17 de octubre de 2010

“Para'o”: Lección cantada para Cualquiera

Anoche –en un momento de debilidad causada por alguna razón que ni recuerdo- mi Hijo Favorito de los Mayores me dijo “lo que no mata, te hace más fuerte”. ¿Nietzsche? Eso me trajo a la mente un dicho de mi madre (la segunda mejor filósofo que he conocido): “lo que no mata, engorda”.

Entonces, si mi madre y mi hijo me ponen en jaque… ¿Dónde quedo yo, la Cassiopeia de siempre?

Por eso hoy me revisto de mí misma y regreso con el ánimo que había dejado en pausa... después de casi 3 meses en dos hospitales y una clínica de rehabilitación con el mero propósito de burlar la muerte tras la 3ra. craneotomía... y de "matarme" para recuperar mi independencia cotidiana; esto es... a comer por mi misma, a asearme, a vestirme... a voltearme... a caminar...

Entonces, encuentro que es hoy es el momento perfecto: un hermoso domingo soleado después de semanas de lluvia. Regreso con “Canción de Domingo” replicada en mis tres casitas… pa' que no se me olvide que "la vida me ha restrega’o, pero jamás me ha plancha’o”.

No vuelvo a quejarme de cansancio. Sigo de pie. Al fin de cuentas, tampoco permito que me tengan pena… porque… “En la buena y en la mala, voy con los dientes pela’os!”

¡Gracias mi Príncipe, gracias Mamita! Gracias Mercedes. Gracias Vicentico.

(Ilustración, del Web)

“Para'o”

Hay quien ve la luz al final de su túnel

y construye un nuevo túnel, pa´ no ver,
y se queda entre lo oscuro, y se consume,
lamentando lo que nunca llegó a ser.

Yo no fui el mejor ejemplo y te lo admito,
fácil es juzgar la noche al otro día;
pero fui sincero, y eso si lo grito,
que yo nunca he hipotecado al alma mía.

Si yo he vivido para’o, ay que me entierren para’o;
¡si pagué el precio que paga el que no vive arrodilla’o!

La vida me ha restrega’o, pero jamás me ha plancha’o.
En la buena y en la mala, voy con los dientes pela’os.

Sonriendo y de pie: siempre para’o.

Las desgracias hacen fuerte al sentimiento
si asimila cada golpe que ha aguanta’o.
La memoria se convierte en un sustento,
celebrando cada río que se ha cruza’o.

Me pregunto, ¿cómo puede creerse vivo,
el que existe pa´ culpar a los demás?
que se calle y que se salga del camino,

Y que deje al resto del mundo caminar…
A mí me entierran para’o.
Ay, que me entierren para’o!
Ahí te dejo mi sonrisa y todo lo que me han quita’o.

Lo que perdí no he llora’o, si yo he vivido sobra’o,
dando gracias por las cosas
que en la ruta me he encontra’o.

Sumo y resto en carne propia,
de mi conciencia abraza’o.

Para’o… aunque me haya equivoca’o,
aunque me hayan señala’o, para’o!
en agua de luna moja’o,
disfrutando la memoria de los rios que he cruza’o,
aunque casi me haya ahoga’o, sigo para’o!
aunque me haya equivoca’o, vivo para’o!
aunque me hayan señala’o, yo sigo para’o!
corriendo y de pié, vivo para’o!
dando gracias por las cosas
que en la ruta me encontra’o, sigo para’o!

Siempre para’o!
Related Posts with Thumbnails
Related Posts with Thumbnails

Translate to your Language!

Get more followers

Plus

Bookmark and Share

Licencia CC

Creative Commons License
ConViviendo con Intruso by Cassiopeia is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Puerto Rico License.
Based on a work at acualquieralesucede.blogspot.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://creativecommons.org/.