Visitas de hoy en adelante... "Cualquiera" no contó el primer millón

Entre nos...

domingo, 20 de junio de 2010

“No teno bigote. Soy igualito a mamá” (deMadre XIX)

“¡Ave María, si salió caga’ito a tu marido!” Esas fueron las primeras palabras de “El Titán” -mi ginecólogo- cuando sacó a Mi Hijo Favorito de los Menores de la casita temporera que le dí durante sus nueve primeros meses de existencia.

Nació con el pelo negrísimo, fino y tipo “punk”. Con las caderas fuera de sitio, un reflujo que le provocaba los más espantosos vómitos tipo proyectil, y una actitud de siete pares de cojones que requería de cuidados especiales. Y cuidados especiales tuvo. Su padre le habilitó el Moisés, y luego la cuna para que se mantuviera elevado. De día, yo lo cargaba en una especie de mochila que en aquella época se llamaba Kangoroo. Tan pronto pesó 18 libras, el bolso de canguro le tocó al padre. Y limpiar las vomiteras también.

Mientras más crecía el muchachito, más se parecía a su padre: pelo y ojos negrísimos, nariz y labios… igualitos. Era un clon en el que se repetían la forma de la cabeza grandota, la piel acanelada, espalda ancha y poco después se replicaba la forma de caminar y los gestos.

Cuando tuvo uso de razón prematuro descubrió que su padre se inflaba de orgullo cuando la gente se admiraban del parecido de ambos. Travieso desde chiquilín, se percató que causaba risas cuando insistía en que se parecía a Mamá. “¿Y ese pelo tan negro?”, “Como el de Mamá.” “¿Y los ojos tan negros?” “Como los de Mamá.” “ ¿Y esa piel tostadita?”, “Como la de Mamá.” Y por si las dudas que cabello claro, ojos verdes y piel blanca de Mama lo hacían menos hijo mío, se me pegaba del regazo e insistía ya furioso, “No teno bigote. Soy igualito a mamá”.

Superada la condición de las caderas, el muchachito resultó ser tan atlético como el padre. Víctima de las amenazas del niño que rechazaba su genética, el padre de la criatura que insistía en parecerse a su mamá, se vio forzado a hacer de coach del equipo de baloncesto. “Si no eres el coach, no juego”, le dijo con descaro y obvio chantajeo. Jugador y dirigente eran como dos gotas de agua, uno en grande y otro en chiquito. Al ganar el campeonato, le grabaron el nombre del niño al trofeo del padre.

Deportista y súper activo como el padre, era de los niños que juegan y sudan, de los que corren y se ensucian.Baloncesto, bici, pisa y campo… igual que el padre. Llegó en momento en el que Súper Papa dejó de hacerle caso al asunto del parecido a la madre. Sólo entonces el Segundogénito dejó de molestarlo. Al fin de cuentas, ¿quién lo llevaba a los Boys Scouts los viernes en la noche mientras otros padres estaban de Viernes Social? ¿Quién lo apoyó cuando se emperró en tocar charango, y luego trompeta? Súper Papá. ¿Quién le permitió tomar la licencia de conductor más temprano que el hermano mayor? ¿Quién lo instó a trabajar antes de tener edad reglamentaria?

En escuela superior, cuando las hormonas gritaron que ya era más que obvio el parecido con Súper Papá, se acurrucaba en mi regazo -y picarón- guiñaba el ojo y decía que se parecía a Súper Papá, pero que para no herirme seguiría diciendo que era a mí.

Ahora quiere tener bigote y barba… que todavía no asoman. Quizás se parece a Mamá…

¡Feliz Día de los Padres mi amor!”

(Foto, x Cass, del álbum familiar, circa 1993)

*Post itinerante desde el blog deMadre, su verdadera casita.

24 comentarios:

todavia dijo...

Que hermosa historia! (y que apuestos tus gemelos! mira que si son igualitos)

Feliz dia!

Canoso dijo...

Bella hiostoria, para un bello día.

Besotes

Daiana Galeano dijo...

Hermosa historia! me la imaginaba mientras leía... Un abrazo cobertor :)

Ministry of Silly Walks dijo...

Papás deadevis! No los que nomás presumen a los hijos, sino que los forman, los atienden y los hacen presumibles, por qué no?

AnTo dijo...

Me emocionó! estoy lechuguita (sensible, en mi idioma)...
Besotes, bella!

Cassiopeia dijo...

todavia... mientras mós crece el mayor,menos se parece a su padre... jeje
Pero dime qaue macharrán de casi 25 años besa y se abraza al padre en público?

Son amores!

Cassiopeia dijo...

Gracias Canoso. Me quedé corta. Los cuentos siguen en la otra casita... son divinos!

saqysay dijo...

Aaah!, Que bella Historia.

Un abrazo gigante, para ti!!
Que estés bien!!

Cassiopeia dijo...

Daiana, es que ese enano mas enano es... GIGANTE!

Cassiopeia dijo...

Ministry, sip "Papás deadevis" (quiere decir "de verdad"?)

Es el mejor (y quiero decirte que habia muchos para seleccionar... otras épocas!! jaja)

Cassiopeia dijo...

AnTo... Romana? (lechuga romana?
Pues yo soy hidropónica... más frágil.
Besos

Cassiopeia dijo...

saqysay
Gracias!

Estoy tratando con todo mi corazón... y mi cerebro.

Besos

Luz del Alma dijo...

Cassioooooooooo, unos días que no te visito, y llevo tanto atraso en la lectura!!!
Que maravilla tus hijos..., no se con quien quedarme, si con el favorito de los mayores, o el de los menores... Me gustó mucho tambien la entrada de Bob...
Gracias, una maravilla!
Abrazote de luz amiga, MIrta

Cassiopeia dijo...

Mirta... tengo a los dos en subasta, aprovecha antes que los ponga en e-Bay... o con los libros en segundas de Amazon.

Te extraño. Necesito mucho de tu Luz.
Pasa por la casa dedicada a l@ nietos de mi esposo. Son cuentos de mis hijos favoritos:

http://demadre-cassiopeia.blogspot.com/

Bechitoz!

Ely dijo...

Ahh que hermoso!!!
aveces parece que vuelven a nacer son identicos, aveces las niñas son igualitas al papa y los niños a la mama pero aqui pues salio igualito a su papa, Saludos! y buen dia!

Blanca dijo...

Hola Casiopeia, llego justo con esta entrada tan bonita, bonita para mi que tuve padre, no se para quien, como mi hija, jamás contó con el. Situaciones, parece que yo, no supe escogerle el mejor ejemplar, un error, un gran error el mío.

Disfrutense todos.

Cassiopeia dijo...

Ely, eso es fabu. Yo bromeo mucho y digo que las madres siempre sabemos que son nuestros... pero los padres no... jajaja...
tranqui, que no le digo eso a mi esposo... ni de bromas!

Cassiopeia dijo...

Blanca, que alegría que hayas contado con un padre maravilloso.
Oye, tu no escogiste mal el padre de tu hija... EL NO SUPO APROVECHAR EL PRIVILEGIO!!!

emejota dijo...

Que linda entrada, me ha emocionado. Enhorabuena por merecerte tan buen padre de semejante criatura. Enhorabuena. Un abrazo.

Margarita dijo...

Mi Cassi divina! he abierto un nuevo blog atenta a tus consejos y agradecida por la enorme lección de vida que recibo de ti.
mi nena es un clon de mi salvo la cara que es un clon del padre.
tu estás cada día más bonita, no había notado tus ojos verdes.
te quiero. muchos besos

Cassiopeia dijo...

Ejemota, gracias. De veras que es un privilegio... que cuando me pongo malhumorada y gritona no sé si me lo merezco.
Besos!

Cassiopeia dijo...

Mi amada Margarita!!!!!!!!!!!!
Veo que estás bien.
Qué alegría.
Podemos decir "prueba superada".

Voy a tu casa vieja a ver si has puesto el url de la nueva casa. Me encantaria visitarte YA!

Besos para tí y para tu Princesa!!

Margarita dijo...

estoy a los manotazos como vieja que no se acostumbra a las novedades de blogger, estás en primera fila como corresponde!
besitos

Cassiopeia dijo...

Margarita... no entiendo!

Related Posts with Thumbnails
Related Posts with Thumbnails

Translate to your Language!

Get more followers

Plus

Bookmark and Share

Licencia CC

Creative Commons License
ConViviendo con Intruso by Cassiopeia is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Puerto Rico License.
Based on a work at acualquieralesucede.blogspot.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://creativecommons.org/.