Visitas de hoy en adelante... "Cualquiera" no contó el primer millón

Entre nos...

domingo, 8 de diciembre de 2013

De Amor, o de Despecho

Un banco muy popular en Puerto Rico desarrolló en el 1993, Especiales de Navidad: un proyecto educativo con el propósito de recaudar dineros para la fundación que creó para contribuir a la educación musical de jóvenes.

La edición del 2011 se le dedicó a Tite Curet Alonso -un cantautor puertorriqueño muy prolífico

Como parte del concierto documental, se insertó pietaje de conciertos, así como entrevistas y conversaciones con otros famosos. La que le hace Rubén Blades en un barrio de Nueva York me pareció de particular interés. Hablando sobre la creación de canciones dentro del género de los boleros, Curet Alonso le dijo al cantautor panameño que  los boleros se escriben cuando el amor comienza, o cuando el amor termina. O sea que con de amor o despecho; de amores o desamores; de andar por las nubes sonriéndole hasta a la paredes, o de “corta-venas”.

Del Especial “Sonó, Sonó”, incluyo una de las entrevistas a Cheo Feliciano como presentación, y le sigue  “Mi triste problema”, en la voz del también puertorriqueño, Danny Rivera. 
¿Cómo sería tu bolero? ¿Qué título tendría?



domingo, 9 de septiembre de 2012

¡Alabada sea la tecnología!


“¡Alabada sea la tecnología! ...porque sin ella no podríamos disfrutar de este tipo de maravilla floral. ¡Espero que les guste!   Así leía un mensaje de correo electrónico que me envío una amada amiga desde Filadelfia.

Temí que fuera una de esas cadenas de mensajes amenazantes que te advierten que la parte un rayo en caso de que no lo reenvíes… ¡y decidí ponerme a riesgo! Entonces encontré un regalo que he decidido compartir a manos llenas. Inicialmente hice lo mismo que mi amiga, y lo reenvié a mis “especiales”. Pero al momento sentí que me arropaba una nube de egoísmo y mezquindad. Lo colgué en féisbuc y le dí un tuit.

Tiene razón mi amiga al alabar la tecnología: el multimedia que comparto acelera el hermoso y suave proceso de los pétalos en proceso de florecer. ¿No es así como crecen nuestros hijos? ¿Como nos desarrollamos, sanamos y perdonamos? Eso dice Cualquiera...

No por vagancia y sí por regalar a todos los amigos fieles, a los no tan fieles; a los amigos de hace 3 años, a los nuevos, y los que llegarán: ¡Buen Domingo! ¡Buena Semana! ¡Buen Siempre!


domingo, 26 de agosto de 2012

Alerta Juracanada


Antes que todo, la palabra “huracán” llega directito de “Juracán”, el dios taíno de los “hurricanes”, como dice el gringo.

Segundo que casi todo, le podemos achacar la culpa de esos fenómenos naturales al Cabo Verde, en África, donde se forman. Allá se forman. El Atlántico los cría, y cuando llegan a las Sotaventos empiezan a enardecerse. Las aguas sensuales del Mar Caribe los calientan, y se alborotan.

Por lo regular, el punto geográfico donde los huracanes toman nombre, intensidad y rumbo, es el litoral de Puerto Rico. La isla es el único lugar –que yo sepa- donde se declara medio año como “Época de Huracanes”. Por lo regular, la colonia americana aparece en el mapa meteorológico cuando los huracanes se convierten en amenaza para Estados Unidos. Muchas veces ni siquiera abundan en los estragos que causan en Republica Dominicana y Haití.

¿Cuba? No existe en los noticiarios climatológicos, a menos que esté en la ruta de inminente a amenaza a los Cayos, a Florida o Luisiana.

Ese ha sido el caso de Isaac, la fuerte tormenta tropical –o “temporal”- que nos despeinó a la vez que causó estragos con las lluvias esta semana. En CNN vimos varios reportajes de “pérdidas cuantiosas” en la República Dominicana, Haití y Cuba. Sabemos en carne propia que esas noticias se quedan cortas. Pero ahora, que amenaza suelo americano y se responsabiliza por dilatar un día la Convención Republicana en Tampa… ahora se habla de un poderoso Juracán… 

Digo, aumenta la intensidad de los vientos y su peligrosidad según se trasladan. Pero una  tormenta tropical leve puede ser devastadora en Haití, donde miles de personas viven en casetas de acampar. 

Pero así es la vida. Así son los “hurricanes”… que no son lo mismo que los “temporales”.


domingo, 5 de agosto de 2012

Sobre blogueros, periodistas y escritores


Durante la Semana de la Prensa –que yo conmemoro enlutada- publicó una nota que quiero compartir con ustedes. 

Eso es todo por hoy. Domingo Sin Canción.
  

domingo, 6 de mayo de 2012

¡Cuidai’to, Compay Gallo, cuidai’to!



Acabo de recibir este mensaje, y lo creo posible. Por eso lo comparto con la debida advertencia:  “¡Cuidai’to, Compay Gallo, cuidai’to!”… Las llamadas de los sorteos y los familiares en problemas económicos ya pasaron de moda. Ahora salió una nueva modalidad, y hay que extremar precauciones.

Definitivamente, no se puede confiar ni en nuestra sombra. 


NUEVO E INTELIGENTE FRAUDE:
Si recibes una llamada telefónica y al otro lado del auricular te dicen: 
"Estamos llamando del Departamento de Seguridad de Visa (o de cualquier otra tarjeta), me llamo Fulano de Tal y mi número de identificación funcional es el 12460. ¿Usted compró (cualquier cosa, entre más rara, mejor), en una tienda X por un valor de Y? 
Lógicamente, la contestación es NO, a lo que sigue: 

"Probablemente su tarjeta fue clonada y estamos llamando para verificar su compra. Si lo confirmamos, estaremos descargando ésta cantidad de su tarjeta. 
"Antes de procesar éste crédito - continúa el presunto empleado bancario - debo confirmar algunos datos: Su dirección es tal (este dato es fácil de obtener a través del directorio telefónico o por Internet)". Al usted dar una respuesta afirmativa, el tipo continúa: 

"Cualquier pregunta que tenga que hacer, deberá llamar al número 800 que se encuentra en la parte de atrás de su tarjeta y solicitar le comuniquen con el Departamento de Seguridad. Por favor, tome nota del siguiente número de reporte: 123456". En ese momento el estafador le dará un número de 6 dígitos y solicita: "¿puede repetírmelo, por favor ?".

Aquí es donde se inicia el fraude:
El tipo dice: "Disculpe, pero para hacer el descargo tenemos que verificar la posesión de su tarjeta. Por favor, tome su tarjeta y déme su número." 
Una vez que Usted se lo dá, continúa: 
"¡Correcto!. . Ahora de vuelta a su tarjeta y léame los tres últimos números (o 4, dependiendo de la tarjeta)."
Esos son los números de seguridad (Pin Number) que se necesitan para hacer compras vía Internet.

"¡CORRECTO! – continúa el estafador - Gracias por colaborar ya que era necesario verificar que la tarjeta no estaba extraviada o había sido robada, y que Usted la tiene en su poder. ¿Alguna duda? "
Al contestarle que NO, el ladrón agradece su colaboración, le desea un bonito día y cuelga. 

En menos de 10 minutos, una compra, o más, será hecha con su tarjeta de crédito y usted sólo se dará cuenta cuando le llegue el estado de cuenta. 
El rastreo de este tipo de llamadas es casi imposible de verificar y la denuncia no prospera.


***En caso de recibir este tipo de comunicación, diga al delincuente que cuelgue porque Usted va a llamar al número 800 mencionado en la tarjeta y que allí aclarará la situación.



Evita dejarte sorprender y envía esta información a familiares y amigos. 



domingo, 25 de marzo de 2012

“La palabra”

Todo lo que usted quiera, sí señor, pero son las palabras las que cantan, las que suben y bajan…Me prosterno ante ellas…Las amo, las adhiero, las persigo, las muerdo, las derrito…Amo tanto las palabras…Las inesperadas…Las que glotonamente se esperan, se acechan, hasta que de pronto caen…Vocablos amados…Brillan como piedras de colores, saltan como platinados peces, son espuma, hilo , metal, rocío…Persigo algunas palabras…Son tan hermosas que las quiero poner todas en mi poema…Las agarro al vuelo, cuando van zumbando, y las atrapo, las limpio, las pelo, me [praparo] frente al plato, las siento cristalinas, vibrantes, ebúrneas, vegetales, aceitosas, como frutas, como algas, como ágatas, como aceitunas…Y entonces las revuelvo, las agito, me las bebo, me las zampo, las trituro, las emperejilo, las liberto…Las dejo como estalactitas en mi poema, como pedacitos de madera bruñida, como carbón, como restos de naufragio, regalos de la ola…Todo está en la palabra…Una idea entera se cambia porque una palabra se trasladó de sitio, o porque otra se sentó como una reinita adentro de una frase que no la esperaba y que le obedeció…Tienen sombra, transparencia, peso, plumas, pelos, tienen de todo lo que se les fue agregando de tanto rodar por el río, de tanto transmigrar de patria, de tanto ser raíces…

"Son antiquísimas y recientísimas…Viven en el féretro escondido y en la flor apenas comenzada…Qué buen idioma el mío, qué buena lengua heredamos de los conquistadores torvos…Estos andaban a zancadas por las tremendas cordilleras, por las Américas encrespadas, buscando patatas, butifarras, frijolitos, tabaco negro, oro, maíz, huevos fritos, con aquel apetito voraz que nunca más se ha visto en el mundo…Todo se lo tragaban, con religiones, pirámides, tribus, idolatrías iguales a las que ellos traían en sus grandes bolsas…Por donde pasaban quedaba arrasada la tierra…Pero a los bárbaros se les caían de las botas, de las barbas, de los yelmos, de las herraduras, como piedrecitas, las palabras luminosas que se quedaron aquí resplandecientes…el idioma. Salimos perdiendo, Salimos ganando…Se llevaron el oro y nos dejaron el oro…Se lo llevaron todo y nos dejaron todo…Nos dejaron las palabras.

Confieso que he vivido, Pablo Neruda, de Chile y el mundo

Nota de Cassiopeia: *en corchete… palabra de dudosa reputación en el texto de Internet; pero al fin de cuentas… “palabra”… rica y sabrosa palabra…

domingo, 26 de febrero de 2012

Qué difícil es hablar en español…

Le dedico esta entrada a tod@s l@s amig@s blogueros con quienes me veo en la necesidad de preguntarle consistentemente: “Y eso, ¿qué significa? También se la dedico a aquellos a quienes me he visto obligada a decirle: “Ni se te ocurra decir eso acá. Usamos la misma palabra, pero que no se te zafe en público”.

Mi Amigocha mexicana y yo pensamos hacer el “Diccionario de lo que no se dice”. Pero entonces, ¿Cómo lo decimos?

Nada, que voy a jaltalme un jugo de china y parcha, con unos piononos de jueyes, par de surullos rellenos de queso y pa’ terminal un chin de tembleque con un corta’o. Me monto en la guagua a las millas de chanflán y el que venga atrás y se enconche, que se muerda un codo. A estas alturas… a mí, plín. No me pueden culpar si me gustan los limbers de fresa. Por siaca piso todo con un pitorro antes de seguir con estas chocheras. Porque no voy a jugar a tumbame la pajita.


Related Posts with Thumbnails
Related Posts with Thumbnails

Translate to your Language!

Get more followers

Plus

Bookmark and Share

Licencia CC

Creative Commons License
ConViviendo con Intruso by Cassiopeia is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Puerto Rico License.
Based on a work at acualquieralesucede.blogspot.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://creativecommons.org/.