Visitas de hoy en adelante... "Cualquiera" no contó el primer millón

Entre nos...

sábado, 20 de agosto de 2011

Rescate accidentado de 8 gatos abandonados

Criada en el campo, era lógico que en casa siempre hubiera gatos como exterminadores naturales de ratones. Yo no los veía así. Para mí, eran unas mascotas dulces y traviesas.

En casa también siempre hubo muchos perros. Nunca conocimos un sicólogo veterinario, ni falta que hizo. Por alguna razón, cada uno respetaba el espacio del otro… bueno… en realidad los gatos procuraban alejarse de los perros; seguro que guiados por su sentido de supervivencia. Los perros –que en campo siempre son “guardianes”- se despojaban de la falsa ferocidad ante nosotros; y, buscaban juego con los gatos. Mis hermanitos hacían y deshacían con los perros: le halaban la cola, las orejas, los aplastaban cuando los canes se negaban a hacer de caballos… se dejaban pasar la lengua por la cara, y le correspondían lamiendo la nariz canina. ¡Un asco de hermanos los míos!

Sabiéndolos tan queridos, cuando empecé a conducir me dedique a “rescatar” perritos realengos. Mis padres nunca le negaron la entrada porque por principio básico de la demografía, se sabe que los perros no son eternos, ni tienen 7 vidas.

Un fin de semana de aventuras con mi mejor amiga, conduje el viejo Impala de la familia al inhóspito Faro de Cabo Rojo, que en aquella época no era precisamente el punto turístico que es hoy. Como adolescentes invencibles a tipo La Mujer Maravilla, mi amiga y yo nos metimos en el interior oscuro del faro abandonado. Al estilo de Cocodrile Dundee traspasamos varias capas de telarañas hasta llegar a la esquina donde chillaban unos gatitos de par de días de nacidos. La mente de Sherlock Holmes nos llevó a conclusiones rápidas: 1) las gatas son buenas madres y no abandonan a sus hijitos recién nacidos; 2) seguro que a Mama Gata tuvo algún percance hace horas, a juzgar por la prisión de telarañas que los resguardan; 3) son tan chiquitos que los ratones pudieran… 4) ¡NOOOOO!

Sin pensar en las consecuencias, fui corriendo al carro por un sombrero de playa y una bandana roja. Acomodamos los gatitos y salimos corriendo a buscar leche tibia en casa de mi amiga.

El plan era dividirnos la camada, pero la madre de mi amiga no aprobó el rescate. Su acción humanitaria se redujo a: 1) proveerme de la leche tibia y una esquina del balcón donde pudiéramos alimentarlos; y, 2) casi tirarme con una caja de cartón para que pudiera acomodar el sombrero lleno de gatos –ya abastecidos y dormidos- mientras conducía a mi casa.

Con mi madre, no tuve mejor suerte. Me gritó que no podía llenar la casa de gatos y me sentenció a no regresar a casa hasta buscarle otro “hogar” a los gatos huérfanos. Con el talento histriónico que descubrí ese día, fui casa por casa implorando a lágrima viva adopciones de parejas de hermanitos (para apurar la gestión). Lo más convincente fue el argumento de que Mami no me dejaría entrar a casa hasta que culminara el proceso de las adopciones. Los vecinos conocían el fuerte carácter de una madre de 6 demonios con un zoológico. Con 6 gatos menos y una lloradita porque ya había oscurecido, Mami me acogió en casa… con dos gatitos y el compromiso de atenderlos, hasta que se pudieran valer por sí mismos.

Mi afán por rescatar gatos abandonados todavía persiste, pero nunca más de dos hermanitos a la vez. A Cualquiera le sucede...

(Foto, del Web... ya se le acabaron las 7 vidas a aquellos 8)

10 comentarios:

Margarita dijo...

qué lindoooooo Cassi!!!!!

ѕocιaѕ dijo...

aww me imaginé la escena y es que quién se puede resistir a dejar a unos bebés gatos por ahí? y más si corren peligro!, eso de la nariz perruna me causo risa porque a mi de chica me llamaba mucha la atención y les tocaba la nariz con ganas de secarles la humedad que sentía y recuerdo que le decia a mi mamá que seguramente el can estaba mormado toda la vida jajaja

Acá en la azotea andan como 10 gatos que ahora vienen a comer y cenar cuando sienten el olor a comida por la ventana ya que mi hermana se va con las sobras inmediatamente para que no se les pase la hora y empiecen a maullar O_O

Las recetas de Abunany dijo...

La verdad que cuando uno es chico hace esas cosas .

En Menorca nos siguió una gatita que sabíamos que esta para dar cría y lz llevamos a casa a los 3 días salimos a darle de comer y ya eran 6 , nos dio penita y nos quedamos con todos .

Un beso , cuidate y feliz domingo .
Nancy

Cassiopeia dijo...

Margarita!
Todo hubiera sido más fácil si hubiéramos sido vecinas...

Cassiopeia dijo...

Socias, quiero saber si alguien en su familia es veterinario! En casa, nadie, pero pet lovers... TODOS.
Los episodios de narices mojadas y lenguetazos faciales son buenos; pero igual debes tener historias de halones de cola y uno que otro zarpazo en defensa propia!
Cuenten!

Cassiopeia dijo...

Ay Nancy! Quien se resiste? Pero asegurate que no se sigan multiplicando a ESA velocidad!

todavia dijo...

ocho gatitos!! Yo sufria para acomodar 4 cada vez que alguien tiraba gatos frente a mi casa. No se que hubiera hecho con 8. Seguro tambien habria llorado (pero sin los buenos resultados tuyos)

Cassiopeia dijo...

todavia; con una madre como la mía, los vecinos sabían que me tenían
que ayudar!!!
Seis demonios y un zoológico...
No se cómo pudo.
Abrazotes

Teo Rada dijo...

Entrañable y tierna tu crónica gatuna...
Yo tuve uno al que puse por nombre narciso dado su afán por los espejos. Obedecía por su nombre, quizá, por el bisbiseo de las últimas sílabas...o, porque estaba a gusto en mi casa de aquel tiempo. Cuando conoció una gata de sus preferencias desapareció por los tejados y un vacío en los espejos. Me dejó muy buenos momentos.

Cassiopeia dijo...

Hola Teo Rada!
Un gustazo saludarte.
Los gatos son mi debilidad.
Tienes fotos de Narciso? Me imagino que si se paraba frente a los espejos, buscaba hacer otro tanto frente a las cámaras.
Un día de estos te cuento de todos mis gatos.
Abrazotes!

Related Posts with Thumbnails
Related Posts with Thumbnails

Translate to your Language!

Get more followers

Plus

Bookmark and Share

Licencia CC

Creative Commons License
ConViviendo con Intruso by Cassiopeia is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Puerto Rico License.
Based on a work at acualquieralesucede.blogspot.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://creativecommons.org/.