Visitas de hoy en adelante... "Cualquiera" no contó el primer millón

Entre nos...

viernes, 29 de julio de 2011

Sobre las Louis Vuitton, Britto, Coco Chanel & Tous y yo...

Nunca usé carteras “de diseñador” para que no me confundieran con una vieja rica y me asaltaran. Bueno, la verdad es que tampoco las hubiera podido pagar. ¿La verdadera verdad de todas las verdades? No tenía idea de lo que eran aquellas porquerías de cuero con diseños aburridos que todos admiraban.

Ahora, que abundan tanto como las cucarachas en Nueva York, ni loca me compraría una.

Ví la primera Louis Vuitton en la Redacción del primer periódico en el que trabajé. La venteaba como trofeo -sin necesidad- la periodista más laureada, que además era hija de los dueños de un imperio de farmacias, y pariente de un prócer político. Impresionante pedigree, y mejor cuenta de banco. Ella viajaba el mundo entero con Louis y era la envidia de muchos. Yo no la envidiaba. La admiraba como periodista. Y no niego que me sentía como cucaracha en baile de gallinas cuando me hablaban de marcas de carteras.

A pesar de que tenía más estudios académicos que todos los periodistas de ese diario, yo era muy joven. Estaba recién salida del campo de un pueblo chiquito, la mayor de una familia de 6 hijos, y la primera en ir a la universidad.

O sea, que Luis Bitón para mí, podía ser cualquier pelagatos.

Con el tiempo, la prosperidad de mis colegas y la alcurnia de las individuas a las que me exponía mi trabajo periodístico, empecé a conocer y reconocer las carteras de marca.

Las mías también eran exclusivas y de marca. De mi marca.

Yo me las cosía en cualquier tipo de tela: lona, de saco, de mahón… lo que fuera. Y me buscaba unos pesos cosiéndole modelos parecidos a otras chicas jóvenes y con cuentas de banco tan flacas como la mía.

Se pusieron de moda las carteras y las correas con las dos C de Coco Chanel. Tampoco tuve. Pensaba que piezas tan caras eran atractivas para el amigo de lo ajeno y yo no estaba en el plan de provocar ese tipo de deseo.

Entonces los chinos… ¡ah! ¡los chinos! Esa multitud de seres humanos (de nuevo… tantos como las… ejem… las que ya mencioné en dos ocasiones)… Los chinos (sorry que me distraje con las cucas)… los chinos descubrieron que clonando cosas “de marca” podían descojonar la economía de distintos países. Imitaron relojes Cartier, herramientas Craftman, todo lo Swiss Army (que ya ni es Swiss, ni Army), y… ¡tara ta taaaan! Todo tipo de carteras. Los condenados las hacen tan bien que ya los pillos no se las roban. Es vox populi entre los ladrones que ni son valiosas, y que con seguridad, lo que llevan dentro no merece el riesgo de que los fiche la policía.

El otro día, cuando me llevaron al supermercado vi tantas carteras, sacos, sombrillas y hasta blusas con los diseños de corazones y flores gigantes, pensé: “¡Qué chulas! Parecen de la época de los hippies. Si tuviera 18 años y estuviera en la universidad confeccionaría unas así…”

Días después, la señora que me ayuda en la limpieza de casa me dijo que se había comprados dos relojes Britto.

-“¿Brito?”

-“Sí doñita, los de los corazones gigantes!”

Busqué en Internet y, ¡zas! Descubrí lo brito –digo- lo bruta soy yo, y lo astutos que siguen siendo los chinos para aportar al desmedido consumismo de los no chinos, ávidos de aparentar lo que no son. ¡Qué bueno que no confecciono carteras ya!

(El tonto oso de Tous de queda para otro día)

15 comentarios:

Margarita dijo...

caramba! así que las carteras Luis Putón que usa la presi de mi país vendrían a ser un símbolo de lo que se quiere ser y no se es manifestando en realidad lo que se es.
Nada nuevo.
gracias por agregar razones y argumentos a mi opinión.

ѕocιaѕ dijo...

no entiendo para que gastar tanto dinero en ese tipo de bolsas, al paso de tiempo todos tienen una, que es o no original se ven igual, tal vez a los adinerados les moleste que ahora cualquier "chusma" pueda tener ese tipo de bolsas, pero una bolsa no hace a una persona.
Yo prefiero las normalitas de oferta

Amalthea dijo...

Yo prefiero evitar esos bolsos, parecen uniforme de niña de prepa, todas andan igual. Además con los kilos que cargo en mi bolsa no aguantarían ni una semana.
Yo mochilas, de correa de cuero, cosidas hasta el fondo para que aguanten hasta la engrapadora de pared adentro ida y vuelta, y de cierre de seguridad para que no entre mano de ratón y me falten cosas, que aunque no parezca, yo sí sé en qué sector interno de mi bolsa esta cada cosa.
Ya cuando me entra la onda cuqui, les bordo por fuera alguna catarina o les pego algún aplique de Kitty. Cosa que también las hace diseños únicos y originales, mejores que los chinos :P
Besos!!!

Cassiopeia dijo...

Jajaja
Margarita, original tu presi!
Quisiera ver a mi gobernador con una Brito enorme.

Cassiopeia dijo...

Mis queridas Socias, en estos momentos, uso mochilas "balatas-balatas", como dicen los haitianos que venden chucherías en las aceras del Viejo San Juan.
Besitos a las dos!

Cassiopeia dijo...

Amalthea, como le dije a las Socias, uso mochilas que se enganchen fácilmente en mi scooter o en mi silla de ruedas. En casa, uso una cartera de cuero pequeña (de artesanos) en la que cabe mi celular, una peinilla y un Carmex. Si hay visita, llevo lápiz de labios también!
Corazon!
Buena idea la de los parchos! Yo le he puesto a los bolsos que consigo gratis con anuncios de medicinas (obvio, para tapar los anuncios!)

;)

Cassiopeia dijo...

Yeeeeiiii!
Ustedes 4 son de mi club!

Alejandro Hernández y von Eckstein dijo...

Cuanta razón tenes en tus palabras que podemos simplificar en : "de la estupides del mediocre piojo de bulsa resucitado hace plata el chino"
Tanto nos cuesta ser originales y valernos por lo que somos vistiendo con nuestro gusto y no con el que algun aburrido se divierte imponiendonos?
Un ciberabrazo para vos y tus lectores

todavia dijo...

Una de las cosas mas aburridas para mi en esta tierra son los articulos de diseñador. Todos. Que bueno que los chinos se los esten jodiendo.

Cassiopeia dijo...

Ale, el problema es que cobran por eso, y encima nos dejamos usar.

Pienso en eso cada vez que veo un anuncio ambulante vestido de una t-shirt, playera o camiseta con el logo de un cerveza, de un medicamento, o de una empresa.

Tolero algunas... pero eso es cuento para otro día.

Abrazote

Cassiopeia dijo...

todavia querida, el tema pica y se extiende...
Mira a Martha Steward en K-mart!
Ahora, su compañera de anaquel es Cristina!
Si ellas son diseñadoras, yo soy monja de claustro! (con perdón a las monjas de claustro!
Buen domingo!

Cuetzpallin dijo...

Yo fabrico mis propias bolsas, me encantan porque nadie tiene una igual a la mía, además son super resistentes y les cabe de todo. A veces también uso las mochilas que regalan en los congresos y cursos, tienen muchas bolsitas adentro.

La verdad, me choca andar usando bolsas o ropa llenas de "dibujitos" de marcas comerciales, si ellos no me pagan por hacerles publicidad ¿por qué tengo que promocionarlos de gratis?

Saludos!!

Carola Márquez dijo...

Estoy en total acuerdo. Los bolsos de marca no los auspicio, ni los reconozco. Me regalaron una y cuando me enteré que era de "marca", la dejé de usar porque no me pagaron por portarla, no faltaba más. Habla del Tous, que más tontas se ven las cuarentonas en adelante con el dichoso osito

Cassiopeia dijo...

Bien por nosotras, Cuetz!
Nos pudimos haber asociado...

Besotes!!!

Cassiopeia dijo...

Carola!!
Las cuarentonas?
Acá tenemos una legisladora que usa unas pantallas Tous enormes. Me imagino que son originales, de un "Duty Free" y que las pagamos los contribuyentes.
Patético... para ella... y para mi país.
xoxoxo

Related Posts with Thumbnails
Related Posts with Thumbnails

Translate to your Language!

Get more followers

Plus

Bookmark and Share

Licencia CC

Creative Commons License
ConViviendo con Intruso by Cassiopeia is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Puerto Rico License.
Based on a work at acualquieralesucede.blogspot.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://creativecommons.org/.