Visitas de hoy en adelante... "Cualquiera" no contó el primer millón

Entre nos...

domingo, 11 de octubre de 2009

“Para tu colección de atardeceres”

Eso me dijo Ana, una extraordinaria fotógrafo que conozco desde antes de que los periódicos imprimieran fotos a color; cuando las cámaras eran aparatos pesados de 35 milímetros. Espléndida –como no todos los artistas de la cámara suelen ser- me regaló una hermosísima foto que tomó ¡desde su celular! Y, que con su autorización, muestro en esta entrada.


Lo tomó durante el primer atardecer de nuestro otoño caribeño, equivalente al primer atardecer de la primavera de mi amiga Emma, en Argentina; mi compañera de clases, Pamela, y el corillo de amigos de mi hijo (Gato, Pablo, Guillermo, Andrés, Nico y Fernando), todos, en Chile.


Justo cuando Ana estaba cuadrando su iPhone 3G (¿es ese tu modelo, Anita?) para congelar la imagen de atardecer con nubes azules, mi amigo Ramón y su esposa Graciela, en Sydney, Australia, se tomaban el primer café de la mañana, en un hermoso amanecer primaveral. Y un chin después, Ramón la podía ver desde mi página en facebook. Mi primer otoño en preludio a su primera noche; al amanecer del día (o al otro día) que con el mismo sol despertara la primavera. ¿Me equivoco, Ramón?


¡Cuánto ha cambiado la vida! Y qué mucho hemos cambiado nosotros; la fotografía, las cámaras; y nuestra relación con amigos en todas partes del mundo, con quienes nos comunicamos a cualquier hora de nuestros correspondientes días o noches ¡en tiempo real! Por msn, facebook o Skype; nos texteamos y nos intercambiamos fotos conversando sin perder el hilo. Fotos de amaneceres y atardeceres; los alpha y omega del día nuestros y suyos; suyos y nuestros.


Yo me pavoneo de vivir en el país de los más dulces amaneceres y de los más apasionados atardeceres. Y más aún: me pavoreo de poder ver el sol nacer de las entrañas del mar y ese mismo día, acompañarlo a que duerma en la profundidad de otro mar. ¿Que cómo? Amaneciendo temprano en un pueblito de la costa Este, donde desayuno; almorzando en el centro de la Isla, y sin estrés, esperar el mágico atardecer en el divino Oeste de mi país.


Podrán cambiar las cámaras, la forma de comunicarnos, pero los hermosos amaneceres y atardeceres de mi país, jamás.


Gracias Anita por ese atardecer azul. A Cualquiera le encantaría compartirlos acá con nosotras.

(Foto por Ana Martínez)

2 comentarios:

Salmorejo dijo...

Me encanta leerte Cassiopeia! gracias por ser parte de tu dia a dia.--anita

Cassiopeia dijo...

Seguimos? Siiii!

Paramos? Nooooo!

Related Posts with Thumbnails
Related Posts with Thumbnails

Translate to your Language!

Get more followers

Plus

Bookmark and Share

Licencia CC

Creative Commons License
ConViviendo con Intruso by Cassiopeia is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Puerto Rico License.
Based on a work at acualquieralesucede.blogspot.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://creativecommons.org/.